Grupo de Reforestación Palomino

Reforestación en Palomino

Hola!, saluda en tono amistoso, cálido y perspicaz la chica francesa encargada de la organización de la actividad de reforestación en la ribera del rio Palomino, propuesta desde Tiki Hut Hostel Palomino. Bon jour!!! devuelvo el saludo, lo digo tímidamente porque pienso que las clases en la alianza francesa no fueron lo suficiente para establecer una conversación hilada en los vaivenes del lenguaje cotidiano de esa hermosa lengua, como aquellos que se establecen cuando uno es local o cuando somos viajeros del mundo visitando otras culturas con el firme propósito de conocer otras lenguajes, compartiendo experiencias y adquiriendo la sabiduría que más adelante nos permitirá armar historias fantásticas de todos los lugares visitados, unos serán más significativos que otros pero al final de cuentas todos valdrán la pena, pues el alma del viajero se mide en los trayectos recorridos.

Días previos al encuentro del 08 de noviembre había conocido a Camille de manera informal, habíamos intercambiado algunas palabras y me había hecho en mi memoria la imagen de una chica con una sonrisa transparente, animada y cordial que respiraba pasión por todas las actividades que se había propuesto desarrollar en Colombia, especialmente enPalomino la región que había escogido para adelantar proyectos de cooperación con la comunidad y que poco a poco la habían involucrado en otros “ítems” que a su manera de sentir la habían envuelto en una magia especial principalmente porque era muy sensible a los temas medioambientales, el cuidado de la tierra, los cultivos orgánicos y un sinnúmero de pros que la habían dejado por cierto tiempo arraigada a este pequeño hermoso lugar del mundo en el que la gente viene y va pero que seguramente no olvida jamás.

Medioambiente Palomino

Más tarde en una amena charla que acordamos hacer en Tiki Hut me contó de lo aburrida que se sentía trabajando en su oficina en Francia, no se sentía motivada algo faltaba para que sus sueños cogieran vuelo propio y así cumplir lo que tantas veces había imaginado, ser una especie de heroína del mundo recorriendo lugares inexplorados que requirieran de sus aportes, porque según en sus palabras todos podemos hacer de este mundo un lugar mucho más bonito. Camille había estudiado gestión de proyectos de cooperación pero lo suyo era involucrarse con la comunidad, hacer las pesquisas necesarias y el seguimiento preciso de esos mismos proyectos, pero no así no era su vida en esas cuatro paredes en los que soñaba recorrer el mundo con su trabajo mejorando la vida de las personas a las que generalmente llegan este tipo de propuestas.

Un día cualquiera Camille decide irse de ese encierro, con los ahorros de cuatro años toma la firma decisión de viajar, primero llega a Nicaragua, vive un tiempo allí pero sus alas son demasiado grandes como para quedarse anclada solo en un lugar del mundo y empieza a repasar itinerarios imaginados, contemplado una a una posibilidades, según me cuenta Colombia no estaba en su ruta pero por esas vueltas sorpresivas que da la vida llega a este país de todos donde empieza un recorrido personal que le permite desarrollar sus habilidades de gestora de proyectos.

Reforestación Palomino

Precisamente es en esa ruta descubre una de sus grandes pasiones, los temas medioambientales, más tarde en nuestra conversación señala una a uno esos motivos que la hicieron quedarse, el trabajo con la comunidad es asombroso, lograr transformar el pensamiento de tantas personas que hacen parte de esta región es uno de sus principales motores primero por lo que compromete el hecho de cambiar las costumbres de algunos locales que han estado por años talando los árboles nativos y hacer otras actividades desde la fundación de la que es voluntaria, le pregunto en que consiste su trabajo con #envolvert y expone en un tono tranquilo cuales son las metas a lograr, me habla de su proyecto de vida por ahora, de lo feliz que se siente viviendo como local, muestra fotos de su hogar transitorio, manda info suficiente sobre las variedades de árboles que existen en la región y que hacen parte de un gran plan de reforestación para recuperar la ribera del rio palomino devastada por años por la desconsideración y crueldad de algunas personas, la ayuda que ha encontrado en otras personas que viven aquí y del grupo de amigos que ha ido haciendo en el camino.

Río Palomino

Con la idea de la reforestación es muy contundente como significativas son sus palabras, el sueño de su fundación y el cual ella comparte es poco a poco ir recuperando el terreno perdido durante estos últimos 30 años y poder ofrecerle a la comunidad que es el propio planeta la motivación suficiente para contribuir con los intentos de disminuir los efectos del cambio climático a los que estamos expuestos todos, al igual que la recuperación de las fuentes hidrográficas que vienen desde la Sierra Nevada de Santa Marta, y en el transcurso de la tarde donde intercambiamos tantas palabras que se han convertido en experiencias puedo encontrar en esta chica de sonrisa de niña la tranquilidad y responsabilidad que ha asumido de liderar estos temas tan delicados que a la postre redundarán en la felicidad de todos. Sabes una cosa me dice al final -se detiene un momento antes de tomar su bici-, tú me preguntaste cual es la experiencia más linda que he vivido en Colombia, la tengo muy presente, encontré un lugar mágico en Minca que me ha hecho la persona más feliz del mundo, es un paraíso, y sabes qué? No va casi nadie, puedo decir que he sentido que ese hermoso lugar es solo para mí -sonrisas cómplices, se de lo que me habla-, toma su bici y dice ya vengo voy por mi tabla de surf, otras de las tantas cosas que me hacen feliz de vivir aquí en Palomino.

Posted in Compromiso Social, Palomino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *