Minca

Minca, el Viaje del Colibrí, I Parte

Por José Cortés

Cómo Llegar a Minca

Cuenta la leyenda que la Madre dadora de vida extasiada con su magnífica obra observó un momento que a la tierra sagrada, refugio de los dioses ermitaños y narradores de la siembra del cosmos le faltaba un corazón, había uno pero faltaba uno más fuerte, el que vibrara con la energía de la vida, el que pudiera sentir el fuego que emanaba de la montaña, para entonces su labor no había terminado, pensó, y en ese arrebato de contemplación infinita creó la Gran Serpiente, Atinaboba fue nombrada y a ella se le otorgaron unos poderes especiales, su cuerpo en forma de espiral atravesaría el planeta mismo, se convertiría en agua, agua pura para alegrar la magnificencia de la creación. La serpiente se desplegó en forma de ríos, arroyos, manantiales, mares, océanos y cascadas majestuosas, la obra estaba terminada, lista para ser contada eternamente.

Minca Santa Marta Turismo

En ese lugar sagrado donde habitaba el espíritu de las aguas, en la sierra encumbrada surge Minca que en lengua arhuaca significa ‘Poderosa Energía’ , la ruta escogida no podría ser más oportuna, un lugar inexplorado por muchos visitantes que huyendo del agite de las enormes ciudades pone su mirada en Santa Marta, los intereses de estos van por doquier: playa, experiencias locales, rumba, gastronomía caribe y otros tantos pero desconocen las historias de un lugar majestuoso que se asienta en las faldas de la Sierra Nevada de Santa Marta y que a solo 45 minutos de la capital del magdalena ofrece una variedad inmensa de oportunidades para explorar, empezando por su clima que dista mucho del calor extremo de la bella samaria.

Turismo Minca

Minca por sí misma es un refugio para el alma pues una vez se ponen pies en sus tierras esta se regocija en la contemplación de la naturaleza, lo que de antemano la pone en un lugar privilegiado para tantos viajeros que vienen de muchos rincones del mundo , unos viven las bondades del silencio de sus caminos protegidos por inmensos árboles, otros practican el avistamiento de aves birdwatching por su palabra en inglés y otros más recorren los interminables kilómetros para disfrutar de esas fuentes naturales de agua, dicen que bañarse ahí es despejar el espíritu y prepararse para iniciar un nuevo ciclo de vida.

Minca Santa Marta

Precisamente nuestro viaje comienza a partir de la curiosidad generada por las historias de aquellos que visitaron la montaña mágica, habíamos escuchado del exquisito sabor del café orgánico, del bosque de bambúes, de la comida local, pero sobre todo de un lugar que había captado toda la atención de todos esos exploradores que se hospedaban en nuestro hostal, una vez reunidos en las tertulias interminables que se dan en las noches de cervezas y buena onda nos dimos a la tarea de compartir esos momentos vividos a través de esas rutas maravillosas enmarcadas bajo el dominio de la palabra, la luz y el encuentro con nosotros mismos. Fue en @tikihuthostels donde nos enamoramos por primera vez de ese lugar, en esta casa familiar ubicada en una zona tranquila de la ciudad, rodeados del cariño de su gente (este sentimiento continuo siempre se vive en la bella Perla del Caribe) y acompañados por un sentimiento de hermandad que solo se experimenta cada vez que llegamos a un lugar nuevo.

Al otro día precisamos los detalles de esta ruta inolvidable, preguntamos a los chicos del hostal como era la mejor manera de llegar a ese sitio del cual nos habían hablado tanto, y como si se tratara de amigos de hace muchos años, ellos mismos se ofrecieron a diseñarnos el camino más indicado y menos costoso, con todos los detalles entonces emprendimos el viaje de iniciación a la Sierra, como diría mi compañero de aventuras, uno del cual no olvidaremos nunca porque quizás esta ha sido una de las experiencias más sobrecogedoras de las que hayamos dado fe en nuestras existencias. Minca nos esperaba con su misterioso encanto, allí donde el tiempo parece suspenderse para dar espacio a la meditación nos ofrecía una visión infinita del planeta con toda su majestuosidad pero sobre todo nos transmitía un mensaje secreto, esta vez acompañado por el vuelo de las aves, y como para ir despejando dudas nuestro viaje espiritual comienza desde el primer momento en que coincidimos con el de los colibríes que habitan esa vasta región.

(continuará...)

Posted in Actividades, Santa Marta, Turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *